De cómo Grúas Usabiaga tuvo que ‘innovar’ para tirar el edificio Windsor

usabiaga windsorCorría febrero de 2005 y el edificio Windsor de Madrid había ardido por completo. La reconstrucción era imposible, así que las autoridades y los propietarios, la familia burgalesa-bilbaína Reyzabal, decidieron derribarlo. El trabajo se adjudica a Grúas Usabiaga, la única empresa que disponía de material mecánico para realizar una demolición de esta naturaleza, ante la imposibilidad de usar explosivos.

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)

Términos empleados para llegar hasta aquí: