Cuando Bilbao y Donostia estaban unidas por “avión”

Cuando no existía la A-8 y el viaje en tren exigía unas tres horas (no mucho más que ahora, la verdad), a una compañía vasco-francesa se le ocurrió la idea de establecer vuelos entre Bilbao y Donostia. Era 1920 y como todavía no había aeropuertos y el servicio se realizaba con hidroaviones, el aterrizaje y despegue se producía frente a las playas de Las Arenas (Getxo) y de La Concha.

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)