El caso Barrika o cuando la Administración no defiende el interés general

muriolaEl caso Barrika es uno de los mejores ejemplos del peligro que tiene que la Administración defienda intereses privados en contra de los generales. En este pequeño municipio costero vizcaíno, Diputación y Ayuntamiento se aliaron para recalificar unos terrenos en beneficio de un determinado promotor inmobiliario pese a que afectaba a uno de los parajes más entrañables del territorio, protegido por el Gobierno Vasco.

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)