Bilbao Basket: recurso judicial y el precedente de Alicante

Actual grupo gestor del Bilbao Basket.

Actual grupo gestor del Bilbao Basket. Fuente: Planetadeporte.es

Toda Bizkaia no sale de su estupefacción con el desenlace ¿definitivo? del Bilbao Basket. Con todos los frentes que tiene abiertos el club (deuda de seis millones de euros, patrocinador, etc.), que los aproximadamente 200.000 € del Fondo de Garantía Salarial de la ACB hayan sido el desencadenante de su posible desaparición ha dejado asombrado a todo el mundo.

Realmente no se entiende cómo, por ejemplo, no se ha adelantado la campaña de renovación de abonos, cuyo precio oscila ente 165 € y 570 €. Con el dinero de los 1.000 primeros abonos (el club tiene 8.000 abonados) ya se hubieran conseguido esos 200.000 €. Lógicamente ese dinero tendría que ser para el presupuesto de la próxima temporada, pero por lo menos se hubiera ganado tiempo.

Ratificada la decisión por la Asamblea de la ACB, la única estrategia posible del Bilbao Basket es recurrir a la justicia contra dicho acuerdo, ateniéndose a que el club se encontraba en preconcurso de acreedores y la ACB tendría que haberse puesto a cola de los deudores como uno más pero no tomar represalias por ello, ya que las exigencias por las deudas quedan “congeladas” hasta el convenio de acreedores refrendado por el juez.

En la demanda se pediría la suspensión cautelar de la decisión de la ACB en base a dos argumentos:

– El perjuicio irreparable que para el club y deudores supondría no jugar la próxima temporada en ACB (supondría la desaparición y que las deudas a terceros se quedarían sin pagar).

– La no existencia de perjudicados por la suspensión cautelar, ya que la plaza no se ha adjudicado a otro, sino que se ha “amortizado” (dejado vacante). Si el Bilbao Basket participa cautelarmente lo podría hacer sin recibir ingresos ACB (derechos televisivos y publicitarios), que quedarían “congelados” hasta la resolución judicial. Incluso los clubes ACB ganan un ingreso por taquilla adicional mientras tanto.

Hay quien dice que un motivo para el recurso es que se han incumplido los estatutos no dando un plazo de 10 días para solucionar defectos de forma, pero restuituir un saldo no es un trámite administrativo. O se tiene el saldo a una fecha o no. Paradójicamente si el Bilbao Basket hubiera enviado un talón o pagaré con errores o sin fondos ese plazo podría haber sido concedido. No sería la primera vez en el club: los jugadores acudieron el Fondo de Garantía precisamente por no poder cobrar pagarés que les emitió el actual equipo gestor.

O sea, que toca buscar el mejor bufete posible de abogados especialistas en derecho deportivo. Podrían empezar por el que asesoró al Obradoiro, que ganó no uno, sino dos procesos judiciales a la ACB en una batalla de casi 20 años y ahí sigue, en Liga ACB.

¿Cabría una implicación de las instituciones para no perder los 5 millones del canon de ingreso pagados con dinero público? Con la expulsión de la ACB el club e instituciones pierden ese dinero, así como el del canon de ascensos y descensos. Un posible acuerdo BB-ACB sería mantener esos derechos de ascenso para un hipotético ascenso deportivo futuro. El problema es que no hay sitio en la categoría inferior (Liga LEB Oro), pero hay un precedente interesante: el de Lucentum Alicante.

En el verano de 2012 la ACB intermedió para que el club Lucentum Alicante, que tenía plaza ACB pero era inviable económicamente (estaba en concurso de acreedores, por lo que la ACB no podía expulsarle), le vendiera su plaza a la ACB para vendérsela seguidamente al CB Canarias, incluyendo en el trato el puesto canario en la liga LEB para Alicante. El Canarias había conseguido el ascenso deportivo a ACB pero así se pudo ahorrar el canon de ascenso que les dificultaba cumplimentar el ascenso administrativo. ¿Pudiera repetirse esa situación para que el Bilbao Basket estuviera esta temporada en LEB e intentar un ascenso a ACB sin pagar canon de ascenso? De nuevo, la deuda de 6 millones de euros (imposible de pagar fuera de ACB) se antoja un obstáculo casi imposible para que un club sobreviva en Liga LEB, pero el Lucentum Alicante tenía una deuda de 9,5 millones y consiguió llegar a un convenio de acreedores un año después que les permitió incluso conseguir esa misma temporada el ascenso deportivo, aunque no pudieron inscribirse por su estado económico.

En el peor de los casos tiene sentido ser readmitido para seguidamente solicitar la baja y recuperar ese dinero, por lo menos así se pagarían las deudas y se cerraría este negro capítulo con los menores perjudicados posibles.

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

Un comentario

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.