Asier Pereda (Rentals Collection): “Euskadi es un destino ideal para este verano y tenemos ya el 50% de nuestros apartamentos alquilados”

Asier Pereda (Donostia, 1981) aprendió, leyendo tutoriales online, a alquilar pisos a turistas por Internet antes de que existieran Airbnb o Booking. Y como la cosa funcionó bien, acabó montando una empresa, Rentals Collection, que hoy hace lo mismo para decenas de propietarios. El coronavirus ha hundido su negocio durante tres meses pero ahora anticipa un buen verano con el 50% ya alquilado.

Le entrevistamos y esto es lo más interesante que nos contó:

  • Pereda recibió de sus padres el encargo de alquilar un piso familiar que había quedado libre por impago del inquilino. “Estábamos hartos de no cobrar, por lo que decidimos probar con turistas, siempre con prepago. Mis aitas hacían la limpieza y yo acudía a recibir al huésped. Dábamos un trato de auténtico lujo. ¡Y funcionó! Iba a ser algo temporal y, para nuestra sorpresa, el rendimiento resultó más atractivo y encima con la posibilidad de poder seguir usando la casa”, explicó.
  • En una primera fase, en 2009, la atracción de clientes se realizaba a través de webs de anuncios por palabras tipo Loquo o de publicidad en Google, que entonces era barata, además del SEO. “Hice una página propia. Posicionarte para San Sebastian Apartments era asequible, porque no había mucha competencia. Llegamos a estar entre los diez primeros resultados en el google inglés”, recordó.
  • Con este primer éxito, Pereda empezó a recibir peticiones de amigos y conocidos para gestionar más casas. Se resistió hasta comprobar que podía vivir de ello con una decena de viviendas. “Vi que nadie ofrecía un servicio como éste y decidí dejar mi trabajo en Decathlon para apostar por el alquiler turístico. Monté una empresa con un ex compañero de trabajo que era informático y fuimos a los bancos a pedir dinero”, explicó.
  • Lo más dificultoso no fue captar propietarios de viviendas, ni tampoco inquilinos. Curiosamente, lo que más le costó fue encontrar proveedores de limpieza, hasta el punto de que terminaron haciéndolo ellos mismos y contratando personal propio. “Vernos de repente solos, sin el apoyo del departamento administrativo de una gran empresa, fue una cura de humildad”, explicó.
  • Otro asunto complejo fue el fiscal. Rentals Collection había creado una nueva categoría de negocio en un sector que hasta entonces funcionaba básicamente en negro. “Nosotros decidimos hacer las cosas bien. Nos dimos de alta como operador ante Hacienda y empezamos a hacerles preguntas para las que no tenían respuesta. Tuvimos que definir con ellos cosas como el IVA a aplicar y otras cuestiones del marco fiscal que todavía se aplica hoy en día. Y a cada propietario le dábamos un dossier con sus obligaciones fiscales”, explicó.
  • Al principio, Rentals Collection seguía captando huéspedes con anuncios por palabras y publicidad en Google a través de su web. Pero entonces empezaron a aparecer plataformas como Tripadvisor y Booking, donde se dieron de alta como cadena hotelera. Hasta que llegó Airbnb. “Al principio no vimos que hicieran nada nuevo y no quisimos estar ahí”, reconoció.
  • La irrupción de Airbnb amplió la visibilidad de los apartamentos turísticos y también multiplicó su número de manera exponencial. “Cualquiera en diez minutos podía publicitar su vivienda. Donostia pasó de tener 400 a 3.000 apartamentos turísticos. Y esto ha hecho que cambie la percepción de administraciones y competidores. Antes de Airbnb, el Ayuntamiento de Donostia nos recibía con los brazos abiertos y después casi no quería ni vernos. Y en 2013 nos encontramos con un decreto del Gobierno Vasco que nos arrollaba. Mi reacción inicial fue quitar todas las viviendas que tenía en Donostia”, explicó.
  • Una vez recibido el golpe regulatorio, Pereda decidió unirse a otros afectados y crear una asociación, Aparture, que defiende los intereses de los gestores de viviendas de alquiler turístico en Euskadi. “Fue fruto de una necesidad de las empresas para tener un interlocutor en la administración. De hecho, hablamos con el Gobierno Vasco y aceptaron nuestras alegaciones. Más traumáticas han sido las ordenanzas urbanas de Bilbao y Donostia, porqu ahí se ha entrado en un juego político en el que da igual lo que digamos. El resultado ha sido que se han cerrado el 50% de las viviendas registradas”, explicó.
  • ¿Quién está detrás de las nuevas regulaciones? A juicio de Pereda, hay una mezcla de “juego político” y de lobby hotelero. “Los datos demuestran que el crecimiento de las viviendas de uso turístico no ha sido a costa del alquiler convencional. Y no se toma en cuenta el hecho de que los propietarios son contribuyentes vascos y su retorno fiscal es mayor que el de un hotel. Sin olvidar que en Euskadi tenemos un convenio colectivo para todo tipo de alojamientos”, explicó.
  • Sea como fuere, Rentals Collection ya se ha consolidado con 72 viviendas gestionadas, que esperan ampliar para final de año, y 14 empleados entre limpiadores, personal de mantenimiento, informáticos, recepcionistas y expertos en marketing online. “Es cierto que el coronavirus nos ha afectado mucho porque el turismo se ha frenado, pero cara al verano nos estamos recuperando. Tras adaptar los precios ligeramente, hoy estamos en un 50% de ocupación para la segunda quincena de julio y agosto. En general, en Euskadi están ya alquilados el 40% de los apartamentos turísticos. Y el precio no es malo: 260 euros por noche de media en Donostia, que es la ciudad más cara de España por delante de Ibiza, y 180 en Bilbao. Somos el destino ideal porque no estamos muy masificados. La recuperación plena, a niveles anteriores, la esperamos para primavera de 2021”, explicó.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *