Algunas lecciones de Ikea para los emprendedores

Me encanta Ikea. Es una empresa que ha desarrollado y optimizado un modelo integrado de fabricación, distribución y venta que nadie ha podido, hasta el momento, replicar. Y su fundador, Ingvar Kamprad, recientemente fallecido, creo que es un modelo de emprendedor del que todos deberíamos inspirarnos. Veamos algunas de las lecciones de Ikea para startups.


1. Austeridad. Hay todo tipo de anécdotas sobre el fundador de Ikea, obsesionado con la eliminación de todo gasto superfluo. Y es precisamente esta austeridad, llevada a la fabricación y venta, una de las claves del éxito de la empresa: ahorrar todo lo posible para trasladar valor al cliente final, que sabe que así compra calidad a buen precio.

2. Conocer bien al cliente. Todos los muebles y los accesorios están pensados para sus usuarios, que son prácticamente cualquier persona del mundo. Ikea no ha parado nunca de encuestar a sus clientes y de utilizar todo tipo de herramientas para cocrear.

3. Marketing viral. Su primer arma es un folleto que se reparte por 200 millones de hogares, hasta el punto de que es la revista con mayor difusión del mundo. Es una herramienta de venta directa e indirecta, en cuanto inspira la decoración de muchas casas que después visitan otras personas que, de esta manera, conocen las diversas opciones que ofrece Ikea.

4. Design thinking. Sus equipos de desarrollo de producto trabajan igual que las startups en el laboratorio que Ikea mantiene en la ciudad en la que nació, Älmhult, una pequeña localidad de apenas 10.000 habitantes que guarda cierto parecido con la Arteixo de Inditex. Al parecer, los diseñadores imprimen en 3D sus prototipos y después se los llevan a casa para probarlos.

5. Storytelling. El recurso sueco, que inspira los nombres de los productos y hasta la comida del restaurante, es una brutal arma de diferenciación de Ikea, asociada así a un país que generalmente inspira buenas vibraciones. El storytelling de la empresa se traduce también en las portadas de sus folletos, expuestos en muchas tiendas, o en la existencia de un museo en sus oficinas centrales.

6. Simplicidad. Ikea desarrolla 2.000 nuevos productos al año. Ni más ni menos. Los que caben en una tienda estándar y un poco más. Esto hace que allí se pueda encontrar prácticamente de todo pero sin excesivas opciones, que harían quizás muy dificultosa la compra. Y siempre con una garantía de calidad y buen precio.

Tags:

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

4 comentarios

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.