Alfredo de Miguel y los “emprendedores enchufados”

Una de las cosas que más me indigna del “caso Kataia” es que está sirviendo para confirmar que muchos contratos públicos se dan a dedo. Al margen de las posibles comisiones ilegales, lo verdaderamente escandaloso es que Gobierno Vasco, Diputación de Alava y ayuntamientos adjudicaban servicios a las empresas del entorno de Alfredo de Miguel por su cara bonita, que por cierto la tenía bien grande.

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)