Ainhoa Lete (BuntPlanet): “Tuvo que venir una crisis para que pudiéramos hacer producto propio”

Ainhoa Lete (Donostia, 1975), preside BuntPlanet, una empresa que vende tecnología hecha en Gipuzkoa por todo el mundo. En concreto, el 80% de sus ingresos provienen de otros países. Y se trata de un producto que nació de la anterior crisis, la de 2012, cuando de repente se quedaron sin trabajo, lo que les dio tiempo para desarrollar algo novedoso que hoy es el centro de su actividad.

Entrevistamos a Lete y esto es lo más interesante que nos contó:

  • BuntPlanet nace en 2000 de la mano de cuatro ingenieros industriales que querían trabajar por su cuenta para desarrollar proyectos a medida, siempre muy innovadores. “Eramos compañeros de la universidad y varios estábamos trabajando en Alemania, donde veíamos que había mucha demanda de servicios tecnológicos y poca gente dispuesta a hacerlos. Al poco tiempo nos contrató una multinacional con temas de 3G y nos valoraron muy bien”, explicó.
  • BuntPlanet ha sobrevivido ya a dos crisis importantes, cada una con un efecto transformador. La primera fue la del pinchazo de la burbuja de las puntocom, que les llevó a apostar más por proyectos cercanos geográficamente. La segunda fue la de 2008, que en 2012 les dejó casi sin actividad y, por ende, con tiempo para centrarse en productos propios. “Uno de nuestros clientes vascos es el que nos dio la idea del agua. Pero hasta entonces como siempre teníamos mucho trabajo, era muy difícil dedicar tiempo al desarrollo de producto. Tuvo que venir una crisis para que lo pudiéramos hacer”, reconoció.
  • El producto que desarrollaron es muy tecnológico. Se basa en aplicar inteligencia artificial para detectar ineficiencias en la red de distribución. Esto requiere, por una parte, que se coloquen sensores en diversos puntos y, por otra, que se recojan los datos que captan, junto con los de los contadores, para su análisis posterior con un software que busca anomalías y las interpreta. “Con toda esta información hacemos una especie de Google Maps de las fugas. Es un producto en mejora continua”, explicó.
  • ¿Quién compra su tecnología? Aunque Servicios de Txingudi fue su primer cliente y todavía suele operar como su conejillo de indias, el 80% de la facturación proviene de fuera de España. “Estamos en once países del mundo, una presencia en la que ayuda especialmente el acuerdo que tenemos con Siemens, que distribuye nuestra tecnología”, explicó.
  • Las ventajas que tiene la industria del agua, que a su vez son inconvenientes, tienen que ver con la escasa innovación que se ha producido en su seno. “Es un sector muy conservador en el que la innovación es muy costosa y la digitalización mínima. Esto tiene que ver con que la empresa que gestiona el agua generalmente es un monopolio local que tiene pocos estímulos para innovar”, explicó.
  • Quizás por lo anterior, Buntplanet se vende más como un agente de mejora del planeta. Como las redes de distribución de agua son generalmente antiguas, están plagadas de anomalías que hacen que se pierda mucho líquido. “Hay un problema grande con las fugas. Aproximadamente, el 25% del agua se pierde, un problema que empeora en las redes más antiguas. Y renovar toda la canalización es muy costoso, por lo que es mejor implantar tecnologías que permiten arreglar puntos concretos. En el mejor caso, reducimos las pérdidas un 50%. Uno de los problemas que tenemos es que el precio del agua es bajo, pero esto está cambiando y el año pasado dos tercios de la población mundial tuvieron al menos un mes de restricciones en el suministro”, explicó.
  • En su ámbito hay 20 empresas que ofrecen productos del mismo tipo, pero la tecnología de Buntplanet es superior por su capacidad analítica: no necesita dividir la red físicamente en espacios sino que virtualiza el 100% de la infraestructura. “Cuando un problema afecta solo a una parte de la canalización, somos mejores a la hora de encontrar dónde está exactamente el problema. Es una tecnología protegida que se nos ocurrió colaborando con una ingeniería alemana”, explicó.
  • Buntplanet tiene actualmente 16 empleados y una especialización en un nicho, el de la aplicación de la inteligencia artificial a la gestión del agua, que le permite aspirar al liderazgo mundial. “Seguiremos innovando y expandiéndonos por el mundo”, concluyó.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *