Seis trucos para sobrellevar el teletrabajo en la pandemia

El excesivo tiempo que dedicamos al mundo laboral causado por las restricciones en la pandemia hace que sea difícil desconectar de este. Yolanda Pérez es psicóloga especializada en la gestión de la ansiedad y tiene su clínica privada en Nafarroa Kalea, 6 (Bizkaia). Esta profesional nos ha dado alguno de sus consejos para sobrellevar el exceso de trabajo en la situación actual.

Las medidas de seguridad y las restricciones por la COVID-19 han reducido el ocio durante la pandemia. Desde entonces el entorno laboral ha ocupado nuestra vida en mayor medida, sobre todo a través de reuniones online. Esto puede hacernos creer que nuestra vida gira en torno a nuestro trabajo, por ello es importante generar unas condiciones y unos espacios que nos permitan distinguir nuestra vida del entorno laboral. Estas son las claves indispensables que determina Pérez para mantener la salud en estos momentos:

  1. Planificar el día a día:

Una de las herramientas principales es planificar desde el compromiso para mantener ciertas rutinas. Esta planificación tiene que contemplar objetivos tanto laborales como personales (Salir de casa, andar 10 minutos, saludar a la panadera, salir a correr…). Estos horarios no tienen porque ser rígidos pero sí deben estar pensados con antelación ya que sin planificación es más fácil entrar en “modo automático” y ser menos reflexivos con lo que necesitamos como personas. 

  1. Diferenciar un claro lugar de trabajo: 

Lo ideal sería preparar un espacio dentro de la casa que solo utilicemos en el aspecto laboral. Un rincón diferenciado del resto de espacios de la vivienda al que vayamos al iniciar la jornada y del que salgamos al acabarla. Si no es posible, se puede intentar por ejemplo colocar el material de trabajo al empezar y recogerlo al terminar esto ayuda a “entrar en modo trabajo”  y a salir de ello.

Plantear un “ritual” de inicio y de fin de jornada también puede hacerla más llevadera. Ir encendiendo el ordenador mientras se saca el material y se mira la agenda del día e ir apagando el ordenador mientras se apuntan las primeras tareas para el día siguiente y se va recogiendo el material…

  1. Mantener hábitos de higiene:  

Una de los consejos que se dan por hecho pero que marcan la diferencia es mantener ciertos hábitos de higiene. Mantener horarios para las duchas, ventilar el espacio antes y después de la jornada laboral y sobre todo cambiarse de ropa. Aunque usemos ropa cómoda para teletrabajar hay que considerar que esta sea distinta al pijama o a la de estar por casa. 

  1. Diferenciar la semana de el fin de semana: 

Diferenciar entre semana y fin de semana es muy importante para mantenernos orientados y también motivados. Para ello sirve que estipulemos cualquier rutina: guardar ropa que solo usaremos el fin de semana, comida que solo prepararemos el fin de semana, tareas o actividades que no tiene que ser súper rebuscadas (puede ser simplemente una serie que nos guste y que la reservemos únicamente para el fin de semana). Cambiar horarios como el de despertador también puede ser una buena herramienta con la que diferenciar los festivos. 

  1. Aceptar la negatividad de la situación:

La actual realidad que estamos viviendo por la COVID-19 es incierta y distinta a lo que estábamos acostumbrados. Saber que la situación actual supone un factor estresante que va a suponer una merma de nuestra salud en general puede ayudar a superarlo. Es indispensable reconocer el malestar y mantener el contacto con otras personas con las que podamos contar para gestionar este mal estar. 

Darnos el permiso para tener esas sensaciones negativas Y enmarcadas o contextualizarlas en la situación global que estamos viviendo. Eso nos permitirá experimentarlas también como algo que va a pasar, que no siempre va a ser igual de intenso. Normalmente eso ayuda a que el malestar se atenúe y sea más llevadero.Tener personas cerca con las que expresarlo (personas que tengan la capacidad de recoger o comprender ese malestar y que no caigan en minimizarlo o negarlo ). Si no hay personas con esa sensibilidad en el entorno, puede ser bueno buscar ayuda para hacerlo.

  1. Mantener hábitos saludables:

Uno de los primeros aliados debe ser la alimentación, cuidar esta y evitar los precocinados, evitar saltarse comidas y sobre todo no hacerlo mientras se está trabajando. También debemos evitar los excesos tanto en comidas como en bebidas alcohólicas.

Por último, acciones cotidianas como meditar 5 minutos, realizar  estiramientos en casa un rato, ponerse música relajante, asomarse a la ventana o terraza y para simplemente escuchar u observar pueden ser alternativas muy buenas para coger fuerzas y oxigenarse un poco.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *