¿Y si el mejor restaurante de Donostia fuera el McDonald’s?

mcdonalds euskadiAlissa Strekozova, una youtuber muy influyente de origen ruso, viajó en febrero a Donosti y realizó un vídeo para alabar las maravillas de la capital guipuzcoana que hasta ahora han visto 100.000 internautas. Pese a los pintxos y la mayor concentración de estrellas Michelín del mundo, la joven solo menciona un restaurante: el McDonald’s. Hay unas cuantas lecciones que aprender.


La primera de todas es que una parte importante del marketing que estamos haciendo está muy centrado en un tipo de restaurante al que una gran mayoría de los turistas no quieren acercarse. Evidentemente, los que vienen con ese reclamo son visitantes muy atractivos porque tienen la cartera muy larga.

Pero me temo que la gran mayoría de los turistas no aprecian tanto la gastronomía como para gastarse dinerales en pintxos (¡qué caros son!) y mucho menos en restaurantes llenos de michelines, especialmente en los precios. Donostia tiene otros atractivos probablemente más populares: fundamentalmente, el paisaje y la arquitectura. Y McDonald’s tiene la gran virtud de saciar estómagos de una manera estandarizada en cualquier lugar del mundo.

Eso no quita que podamos promocionar las virtudes culturales y culinarias de la ciudad entre los que la visitan. Si en mis manos estuviera, trataría de llegar a un acuerdo con McDonald’s para crear una pequeña selección de platos vascos, una táctica que ya he visto en otros países. Un McPintxo y unos McMenús con sidra en lugar de Coca-Cola serían opciones fabulosas.

No lo estoy diciendo de broma. Sé que la gastronomía está en todas las guías de Donostia, pero somos unos ilusos si nos creemos que la gente se lee esos papeles (o apps móviles). La mayor parte de los turistas se bajan del autobús, cogen un mapa con unos cuantos puntos de interés, se dan una vuelta, se hacen unas fotos y se van.

Para que se queden unos días, hay que ofrecer todo un entorno repleto de atractivos, como Bilbao o Biarritz, y una hostelería válida para todos los públicos. Empecemos colándola en los sitios más populares y, quizás con el tiempo, conseguiremos que pisen una sidrería o similar. No olvidemos que, para mucha gente, McDonald’s es un sinónimo de restaurante de “calidad y precio uniforme” en todo el mundo. Sí, no te lleves las manos a la cabeza, así es. Y por eso funciona, incluso en Euskadi.

Creo que hay dos tipos de turistas que vienen a Donostia:
– Los que vienen expresamente a comer. Una minoría que se gasta una pasta.
– Los demás, que normalmente buscan una ciudad hermosa en el marco de una ruta que generalmente proviene de Francia. Ellos son “una larga cola” que probablemente consume, en conjunto, mucho más que los primeros.

Los primeros se alojan en hoteles de lujo y buscan exclusivamente “la experiencia” y la foto del “yo también estuve ahí”, una motivación cada día más importante en este mundo de redes sociales para lucirse. Sirva un ejemplo personal: en los últimos doce meses tres personas de mi entorno internacional, dos israelíes y un luxemburgués, han venido a Donostia solo para comer y beber. Los tres tienen más de 40 años y son cibermillonarios (han hecho mucho dinero vendiendo sus startups).

Los tres buscaban restaurantes con tres estrellas Michelín, hasta el punto de que dos de ellos han hecho una ruta de varios, con incursiones en terreno vizcaíno (Asador Etxebarri y Azurmendi). Han añadido al recorrido el Rekondo del monte Igeldo, un restaurante que ha ganado mucha reputación en el mundo a raíz de aparecer en una revista de vinos por albergar la mejor bodega de Europa.

Sus fotos y vídeos con platos y botellas de cientos de euros han llegado por Facebook e Instagram a sus redes de amigos ricos. Algunos de ellos caerán también en la gula y vendrán a Donostia, como si nuestra tierra fuera un simple parque temático gastronómico.

Pero sigo insistiendo en que son los demás visitantes, los que no vienen a comer sino a ver una ciudad que está entre las más bellas del mundo, los que a la larga más dinero se dejan. Creo que el reto de los responsables de turismo es conseguir que estos últimos prueben los pintxos, aunque sea en el McDonald’s.

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

8 comentarios

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *