¿Por qué tantas empresas crean una filial en Irlanda?

Fine Gael - Let's Get Ireland Working
Fine Gael – Let’s Get Ireland Working (Photo credit: infomatique)

Creo no haber visto en ningún medio un análisis que explicara por qué Fagor Electrodomésticos presentó en paralelo concurso de acreedores para su matriz y para su filial irlandesa. Si allí no tenía ninguna fábrica, ¿para qué quería una compañía en ese país? Efectivamente, para ahorrar impuestos, pero no es fácil explicar cómo lo hace.


Fagor creó una filial en Irlanda en 2002, coincidiendo con su fase expansiva. Multinacionales como Apple, Google, Twitter, Intel, Facebook, Microsoft o Dell también lo hicieron. Todas tienen un punto en común: sus productos están parcialmente basados en tecnología propia y en el poder de su marca.

Para que el ahorro fiscal funcione, cada una de estas empresas vende o licencia el uso de esta propiedad intelectual a su filial irlandesa, de tal manera que sea ésta la que después le saque partido. Las auditorías de Fagor demuestran que la firma de electrodomésticos utilizó a esta subsidiaria, que tiene su sede en el condado de Clare, para ofrecer después su marca a todas las sociedades comercializadoras que tiene repartidas por el mundo.

De hecho, en el informe de auditoría del ejercicio 2012 se menciona el «derecho a sublicenciar a terceros la marca en algunos mercados», un activo intangible valorado en libros en 29,5 millones y que era propiedad de «una sociedad asociada», no de la matriz. Se habla de ellos porque el auditor, Deloitte, no se muestra muy satisfecho con el precio asignado a la marca.

¿Qué ventajas tiene operar de esta forma? Fundamentalmente, que los impuestos de sociedades son muy inferiores en Irlanda. Y como existen convenios de doble imposición, el grupo reduce finalmente su factura fiscal de una manera completamente legal. Para hacernos una idea, Fagor recibió de Fagor Ireland unos dividendos de 300.000 euros en 2011 por los que en principio no tiene que pagar en España y que se habían generado prácticamente limpios en la isla celta.

El tema se puede complicar aún más si también se puede vender desde Irlanda. Esto es lo que hacen la mayor parte de las compañías tecnológicas. Para ello crean una segunda filial en Irlanda que es la que comercializa los productos, una tercera en Holanda e incluso una cuarta en Bermuda para disipar todavía más los beneficios.

Sin ir más lejos, Fagor tiene una sociedad holding en Países Bajos, HWRC Holding, que a su vez pertenece a Fagor Holland BV, a la que realiza préstamos y que es propietaria de Fagor France. La imposición para las multinacionales en Holanda es muy positiva, por lo que también es habitual registrar sociedades en este país que a su vez son propietarias de las filiales y pagan mucho menos por los beneficios que registran.

Fagor también tenía una filial en Chequia, Fagor Elektro, que se encarga de la comercialización internacional y que siguió dando beneficios hasta 2011, ejercicio en el que repartió unos dividendos de 290.000 euros. Tenía también sociedades en Hungría, Tailandia y Malasia (Fagor Home Appliances), aunque aparentemente ninguna de ellas generó beneficios en los dos últimos años.

Ikea es conocida por tener un funcionamiento de este tipo, en el que se mezcla incluso alguna fundación (en teoría) sin ánimo de lucro. Google, por su parte, utiliza una filial en Bermuda para apenas pagar impuestos, puesto que la legislación irlandesa es especialmente generosa con las empresas que tienen su sede en paraísos fiscales.

El ahorro que este sistema puede suponer para una empresa como Google se sitúa en el entorno de los 2.200 millones de dólares al año. En el fondo, no deja de ser dinero que están dejando de ingresar los gobiernos, por lo que hay actualmente un debate internacional sobre cómo amortiguar esta reducción de ingresos.

Hasta el momento, cada país ha luchado de forma separada. En España, por ejemplo, existe el concepto de «patent box», que permite deducirse en base imponible una parte importante de los ingresos generados por la cesión de propiedad industrial y bienes asimilados, como patentes.

(Actualización) Resulta que el hecho de que las marcas de Fagor Electrodomésticos estén en manos de una empresa irlandesa va a ser un problema a la hora de liquidar la sociedad. Como Brandt, la sociedad francesa, quiere caminar ahora a su aire de la mano del Gobierno galo, lo primero que necesita es la propiedad de estos nombres, que no son suyos.

(Actualización 7.12.13) El Financial Times acaba de revelar la última jugada de Faccebook a través de sus filiales irlandesas. En 2012 Facebook Ireland pagó 1.750 millones de euros a Facebook Holdings (también con sede en Irlanda, aunque participada por una firma con sede en las Islas Caimán, con lo que la legislación irlandesa le exonera fiscalmente) por el uso de la marca «Facebook» y de su propiedad intelectual en Europa. Como consecuencia de este «golpe», la filial irlandesa, que gestiona toda la publicidad de la red social en la UE, no solo no ganó dinero sino que perdió 626.000 euros. Resultado final: no paga ningún impuesto, pese a facturar la friolera de 1.790 millones de euros, puesto que en Islas Caimán no existe el Impuesto de Sociedades.

10 comentarios

Responder a ILGattopardo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *