¿Por qué a los políticos les obsesionan las infraestructuras?

Es curioso que, pese a la crisis, ninguna institución vasca haya paralizado las infraestructuras en construcción o a punto de empezarse. Hay pocas excepciones, que incluyen el caso de Bildu en Gipuzkoa, que ha paralizado todas las nuevas carreteras, o el nuevo Guggenheim de Urdaibai, objeto de polémica hace apenas dos años y hoy desaparecido del mapa. El resto de proyectos, incluyendo San Mames Barria, siguen en marcha.

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)