Uriarte sí va a conseguir que innovemos

Pedro Luis Uriarte Reconozco que estaba preocupado porque la Agencia Vasca de la Innovación se anunció por primera vez hace muchos años pero no acababa de crearse. Pero al ver que quien la va a liderar va a ser Pedro Luis Uriarte, me he quedado muy tranquilo. Estoy convencido de que este hombre, si le dejan, sí que puede hacernos innovar.


Pongamos en antecedentes al personal. Uriarte puso en marcha el control financiero del Gobierno Vasco, una de las cosas que mejor hacemos, como consejero de Hacienda y después comandó el BBV (y también el BBVA) de Emilio Ybarra como consejero delegado. En este último destino hizo un trabajo excelente colocando al banco por delante del Central-Hispano, hasta su salida forzada tras la revelación de las cuentas secretas de la entidad en paraísos fiscales.

Desde entonces, Uriarte se ha dedicado a la consultoría privada, aunque su nombre apareció en algún momento como posible sustituto de Ardanza en Euskaltel. Y ahora por fin sabemos cuál va a ser su destino: comandar gratuitamente (esto sí que le honra) la Agencia Vasca de la Innovación (AVI), una entidad fundamental para incrementar la competitividad de las empresas vascas.

Yo no creo que con agencias se pueda incrementar la innovación, que es una cuestión muy cultural que se debe impregar en toda la sociedad y especialmente en su educación. Pero sí creo que hay personas que pueden hacer que las cosas cambien. Y si creo en una de ellas es en Uriarte, que por cierto se ha estrenado con muchas luces en su nuevo rol en una entrevista en Deia.

El nuevo presidente de la Agencia Vasca de la Innovación demuestra saber muy bien lo que quiere pero también un espíritu crítico fundamental para poder cambiar las cosas. Me gusta que hable de reinventar a los agentes atuales de innovación, que no han conseguido sus objetivos. En este capítulo hay mucho que decir sobre el dinero que se invierte ya en I+D y sus destinos.

También cree que la generación del noventa (a la que pertenezco) tenía el estímulo del paro pero a la de ahora le falta motivación. Esto último lo percibo continuamente: la generación más reciente no ha pasado hambre y muchas veces va a trabajar exclusivamente como un medio para ganar dinero con el que vivir bien. Pocos tienen motivaciones adicionales para crear cosas y llenarse en el trabajo. Para la mayoría, el trabajo sólo es un castigo.

Estas son algunas cosas que espero que Uriarte pueda hacer:
– Reformar el sistema actual de ayudas a la I+D. Lento e ineficaz. Su misión parece más la financiación de ciertas entidades que el fomento real de la innovación.
– Generar redes entre empresas y entre empresas y universidades. La colaboración es un deber en Euskadi y, por carácter, somos muchas veces demasiado recelosos para trabajar con otras empresas. Con la universidad lo que hay es un enorme muro de incomprensión y desconocimiento.
– Concienciar de que innovación no consiste sólo en desarrollar nuevos productos. Se puede innovar en marketing y comercialización, dos temas que muchas veces en Euskadi abandonamos y que son incluso más importantes. Dell, por ejemplo, no innovó en producto sino en su distribución y venta. También es fundamental innovar en la forma de gestionar las empresas y aquí la Web 2.0 tiene mucho que decir.
– Estimular a los más jóvenes en el gusto por el trabajo bien hecho y en que la empresa no es una tortura sino un sitio en el que se puede aprender mucho y desarrollarse como persona.
– Mostrarnos que nuestro mercado debe ser el mundo y no sólo aquello que está por encima o por debajo del Ebro. Para ello es fundamental conseguir que los recién licenciados sean realmente bilingües.

Por cierto, Uriarte pertenece a una generación de directivos vascos que llegaron a liderar grandes multinacionales y en la que también se puede integrar a José Antonio Garrido, el ex consejero delegado de Iberdrola y Gamesa, o a Angel Corcostegui, ex consejero delegado del Central Hispano. Recuperarlos es un acierto. Espero que sigamos por ese camino.

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

Un comentario

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *