Las startups de citas o “dating startups” llevan algunos años de moda, favorecidas por el entusiasmo de los inversores -más de 22.000 stakeholders que han puesto su dinero