Es una de esas noticias que se sueltan, evidentemente a propósito, en plena semana santa pero que dan auténtico pavor. Me refiero a la reducción de la participación