Algo falla en el BEC. Pese a los constantes espaldarazos de la Diputación de Bizkaia y a los informes “por encargo” que siempre hablan maravillas de su supuesto