Uno de los grandes éxitos del marketing vasco consiste sin lugar a dudas en haber sido capaces de desplazar hasta arriba en la pirámide de Maslow determinados bienes