Si hace un año un ayuntamiento hubiera restringido la extensión de Airbnb en su ciudad y el Gobierno hubiera propuesta una regulación más restrictiva para los apartamentos turísticos,