Sobre la mafia del asfalto

La Comisión Nacional de la Competencia ha condenado a las compañías vascas Campezo y Orsa y a sus filiales Guipasa y Coprisa con multas que suman un total de 13 millones de euros por repartirse, junto a otras empresas de Burgos y León, el mercado de asfaltos con el fin de imponer sus precios. El resultado ha sido que las instituciones vascas y las de zonas limítrofes de Castilla y León, han estado pagando cantidades superiores por la pavimentación de calles y carreteras. El negocio vasco del asfalto ha demostrado ser, en gran medida, una pequeña mafia.

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín: