Sobre el algoritmo de Airbnb

Hubo un día en que el único algoritmo relevante en Internet era el de las búsquedas en Google. Sigue siendo importante, pero ahora compite con el de otras muchas webs que atrapan la atención de los internautas a la hora de buscar bienes y servicios que comprar o vender. Y entre ellos destaca uno que ha irrumpido en los últimos dos años: Airbnb. Como el otro día di una charla al respecto, aquí van mis anotaciones.


Se trata de una web que sirve para encontrar alojamientos de alquiler y tours turísticos entre particulares en prácticamente cualquier lugar del mundo. Y en ella muchos gestores de apartamentos luchan entre sí para aparecer en las primeras posiciones de las búsquedas de su ciudad.

Veamos cuáles son los principales factores, de los hasta 100 reconocidos, que Airbnb toma en cuenta a la hora de decidir a quién poner arriba y abajo:

– Disponibilidad de la casa en el tiempo. Cuantos más meses esté disponible para el alquiler, mejor. Es de hecho uno de los factores que los responsables de Airbnb reconocen en privado que tiene mayor importancia. La disponibilidad también se traduce en que el rango de noches de una estancia pueda ser el más amplio posible (una noche mínimo y el máximo posible para alargar la estancia, aunque con un descuento).

– Comentarios y valoraciones positivos. A más comentarios y de mejor calidad, mejor. Esto es obvio y de hecho cualquiera que tenga una casa en Airbnb va a notar que, a medida que pasa el tiempo, mejores resultados obtiene.

– Que el gestor sea considerado super-host. Es decir, que tenga comentarios de calidad, siempre responda rápido y no cancele estancias. Es sin duda algo muy importante, al margen de que la mayor credibilidad que otorga dé más confianza al posible huésped. El hecho de ser super-host no sirve, formalmente al menos, para mejorar posiciones, según ha reconocido Airbnb, pero sí que sirve para estar presente en todas las búsquedas que buscan este tipo de anfitrión de calidad (es una opción).

– Lo novedoso del alojamiento. Si acabas de meter la casa en Airbnb, notarás que recibe más visitas. Esto es así porque Airbnb da más fuerza a una nueva inclusión para darle más oportunidades de ser visible a falta de otros datos que después sí podrá tener en cuenta.

– Disponer de reserva inmediata y atender rápidamente a los usuarios. Airbnb prefiere a los alojamientos que permiten la reserva inmediata sobre los que no y, sobre todo, a los que responden rápidamente a las preguntas que hacen los posibles inquilinos.

– Si el alojamiento recibe más clicks cada vez que se muestra. Este es un factor que se parece mucho a otro similar de Google y que está muy marcado por la fotografía que aparece destacada en la casa así como por su título.

– Si el usuario se queda mucho tiempo visualizando el perfil de la casa. A más tiempo, mejor. Es un factor que se parece también al bounce rate de Google y que se puede mejorar poniendo más fotos y haciendo que las características del apartamento se parezcan a las reales (por ejemplo, que el precio no varíe mucho del que se usa por defecto).

– Cambiar los precios con frecuencia. Parece que el dinamismo en el coste es muy importante para Airbnb, en la medida en que le transmite la sensación de que el gestor está cuidando bien su propiedad.

– Que la propiedad figure en muchas listas de deseos. Este es un factor tradicional que ha llevado a mucha gente a pedir a sus amigos añadir su casa a sus listas de deseos y que seguramente influye, pero solo importa si se produce una evolución paulatina a lo largo del tiempo. Se parece un poco al factor “links” que está en la génesis de Google.

– Que el precio sea bajo. Sí, Airbnb da mayor relevancia a los alojamientos más baratos, porque entiende que son los que más se reservan.

– Los idiomas. Esto es obvio, aunque no siempre se cuida correctamente. Si te busca gente de un país anglosajón, es importante que tengas la información en su idioma. Por cierto, en España también parece muy importante utilizar el francés, dado que es el primer emisor de turistas y no suele ser gente que hable fácilmente inglés.

Sé lo que estás pensando. Airbnb no tardará mucho tiempo en empezar a cobrar por aparecer en los primeros resultados, tal y como Google hizo el día que creó su sistema de Adwords. De hecho, hasta hace un año Airbnb realizaba fotografías gratuitas de los alojamientos y ahora cobra por el servicio algo más de 60 euros.

Tags:,

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *