Propuestas para salvar la sanidad pública

La sanidad pública va camino del colapso, como consecuencia de una creciente demanda de sus servicios (la población cada día es mayor), de la existencia de tratamientos cada vez más costosos y, aunque en menor medida, de la crisis (menos dinero para pagar seguros privados). Urge reflexionar sobre lo que puede ocurrir y empezar a tomar medidas cuanto antes. Estas son algunas de las que he podido recopilar.


– Sacar a los enfermos crónicos de los hospitales colocando en sus viviendas tecnología que permita hacerles un seguimiento constante sin necesidad de desplazarse. Los smartphones y las tablets cobran aquí un papel fundamental.

– Realizar esfuerzos reales para llevar el software libre al máximo a las instituciones sanitarias. Por dar un ejemplo, es absurdo que todavía hoy nos sigamos gastando millones de euros en licencias de Microsoft Office cuando ese dinero se podría destinar a otros fines más adecuados.

– Evitar visitas al médico con aplicaciones de inteligencia artificial. Es evidente que hoy en día hay tecnología que puede sustituir al doctor en muchos casos y que debería estar siendo aplicada ya hoy, al menos a un nivel experimental.

– Fomentar las prácticas sanas y penalizar al que no se cuida, ya que se supone que el 50% de las enfermedades están relacionadas con un mal comportamiento indvidual. Igual que se tasan el alcohol, el tabaco y las bebidas azucaradas (¡novedad!), deberíamos empezar a pensar en cobrar al obeso o fumador que va al médico, como van a hacer en Reino Unido. También debería valorarse de alguna forma el hecho de que una persona practique ejercicio diario. Tecnológicamente hoy es bastante sencillo controlar si una persona está siguiendo hábitos saludables, así que…

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *