¿Por qué la investigación norteamericana da mejores resultados que la europea?

Es un hecho que, en contraste con lo que ocurre en EE.UU., los gobiernos europeos destinan mucho dinero a I+D pero que consiguen pocos resultados en forma de proyectos disruptivos. Pese a la tradición científica y universitaria de los países de la UE, hay sectores como Internet o el hardware en los que la superioridad norteamericana es total. ¿Por qué?


Hay un factor clave: el riesgo y la inversión que le acompañan. Mientras las investigaciones de EE.UU. derivan en startups, en Europa la mayor parte de la I+D se queda en los cajones. Un dato de VentureBeat lo deja muy claro: solo el 5% de las nuevas empresas de la UE son spinoffs universitarias, una cifra calificada como ridícula.

Esto significa que apenas hay transferencia tecnológica desde el mundo académico hacia el privado. ¿Por qué? Por una parte, porque se han convertido en dos mundos estancos que viven en mundos diferentes. En la universidad europea se premian las publicaciones, en el marco de un sistema sumamente burocrático, mientras que en la empresa privada lo que prevalece es el beneficio.

Los investigadores académicos de la UE no tienen, por tanto, estímulo alguno para desarrollar startups. Sin embargo, en EE.UU. el mejor es el que registra más patentes o el que consigue recaudar más fondos de capital riesgo para llevar a cabo un proyecto empresarial.

Evidentemente, tenemos un problema. ¿Qué soluciones se me ocurren?
– Para empezar, todo lo que se hace en la universidad con dinero público debería ser libre para que lo reutilice quien quiera. Y se debería premiar el que consiga más proyectos reutilizados después por startups.

– Eliminar la mayor parte de las subvenciones que reciben las universidades, que han pervertido y burocratizado el sistema. Las ayudas deberían ir destinadas a las empresas para que subcontraten a las universidades (esto ya se hace con los centros tecnológicos, aunque de una forma no muy eficiente) y al alumno para que eloja el centro académico que prefiera. Esto incrementaría la competencia y por tanto espabilaría a todos los actores.

– Premiar al investigador que toma riesgos y no al que escribe papers. Se podría crear un fondo especializado que entregue dinero a fondo perdido a los que abandonen su zona de confort para crear una startup. Pondría, eso sí, alguna condición, como que vayan asociados a emprendedores con experiencia.

Foto: https://www.flickr.com/photos/92416586@N05/12188423293

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

6 comentarios

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *