Patatas fritas, redes sociales y nacionalismo murciano

Quien más, quien menos ya habrá tenido conocimiento de la existencia de la marca de patatas fritas “Pijo”. Y es que las imágenes de sus paquetes, cual meme, se están reproduciendo por las redes sociales. Lo que es menos conocido es que estas patatas fritas realmente existen y que su nombre y la existencia de al menos un competidor están relacionados con un curioso nacionalismo murciano que busca en la alimentación y en ciertas palabras una forma de reivindicarse.


“Pijo” es un término despectivo en casi toda España que tiene en esta región un significado de sorpresa (una especie de “¡ahí va!”). Más o menos como “Acho”, la marca con la que compite en Murcia por el liderazgo de las patatas fritas locales y que es una especie de abreviación de “muchacho”.

Repiten la guerra que ya se produjo hace unos años entre Smöoy y Llaollao pero de una manera más sana y curiosamente con las redes sociales como principal campo de batalla. Acho y Pijo tienen Facebook y Twitter y las dos reconocen que, a falta de más medios, han convertido a sus amigos en principales prescriptores.

Acho es una especie de startup impulsada por un par de emprendedores murcianos, José Alberto Verdú y Julio Baeza, que sabían poco de patatas fritas y un poco de marketing. Pijo, sin embargo, nació como respuesta (y en cierta medida, copia) a la otra marca de la mano de una empresa ya consolidada, Patatas Rubio.

Al margen de las peculiares guerras comerciales entre murcianos, lo interesante del caso es que probablemente marque el comienzo de una tendencia que creo que se irá extendiendo a otras regiones o incluso ciudades cuyos habitantes tienen un sentimiento de pertenencia. Es algo que ya se ha producido, aunque de una forma diferente, en el ámbito de las cervezas artesanas y que bien se podría aplicar a productos como el agua mineral, los zumos, el café, los helados o los productos lácteos.

Es suficiente con reunir los siguientes ingredientes:
– Una marca muy local
– Un producto que pueda tener un ingrediente local
– Unas redes sociales que recuerden día sí día no a los valores y atributos de la zona

Hoy en día es muy fácil hacerlo, pues ya no hace falta hacer campañas de publicidad en televisión y tan solo basta con saber utilizar la imaginación y, como mucho, seducir a algún influencer. De ahí que prevea una explosión de este tipo de marcas regionalizadas que tienen la virtud de crear empleo y utilizar ingredientes locales.

Términos empleados para llegar hasta aquí:

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *