Necesitamos una Autoridad Vasca de la Competencia independiente de la Administración

La Autoridad Vasca de la Competencia demostró ayer ser un apéndice más de la Administración y no un organismo independiente que debería velar por que los agentes económicos puedan operar con plena libertad en beneficio de los ciudadanos. En lugar de pedir explicaciones a las instituciones que han restringido la posibilidad de que en Bilbao haya más alojamientos turísticos, amonestó a los hoteles, inútilmente, probablemente solo para seguir el juego a los políticos, por subir los precios ante el repunte de la demanda sufrido durante las finales europeas de rugby.

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín: