La importancia de la vestimenta del emprendedor

El otro día un empresario me comentaba que, cuando tenía reuniones con políticos de izquierdas, solía quitarse la corbata e incluso los zapatos. El consideraba que así sintonizaba mejor con ellos. En el mundo digital también está mal visto llevar traje, porque se asocia esta vestimenta con entornos poco creativos.


Lo cierto es que el atuendo y el aspecto general se deben cuidar cuando se trabaja cara al público y especialmente si se está vendiendo. Y todo emprendedor en el fondo tiene que salir de su oficina, sea para captar clientes, financiación o simplemente para dar a conocer su actividad en medios de comunicación. El atuendo también es importante internamente.

Hay tres personas que me han marcado especialmente en este terreno:
– Martín Varsavsky. Cuando le conocí, me llamó la atención lo normal que era en su forma de vestir y de actuar. Parecía uno más y eso le daba cercanía y credibilidad y creo que contribuía a que pudiera montar buenos equipos y transmitir horizontalidad. Los inversores también le veían como un emprendedor, aunque técnicamente no lo fuera.

– Mikel Amigot. Al contrario que Varsavsky, este emprendedor navarro se daba a conocer con traje en persona y a través de las fotos que publicaba en su medio de comunicación, iBrújula. Hubo una época en que llegó incluso a moverse por Madrid con chófer. De esta manera, marcaba distancia respecto de los profesionales digitales y se acercaba a los grandes dirigentes del país, que es a los que quería aproximarse.

– Eneko Knörr. El fundador de Ludei es la elegancia en persona. Su ropa siempre está cuidada y no le falta ningún complemento. Se puede decir incluso que Knörr marca tendencia entre los emprendedores. En su caso, la elegancia le permite suplir una personalidad extremadamente tímida. Así, todos nos fijamos en qué lleva Eneko y no tanto en qué dice.

– Bere Casillas. Al margen de que siempre viste de manera impecable, su don de gentes siempre ha diferenciado a este sastre. Hay que recordar también que se dio a conocer especialmente con los vídeos que publicaba en Youtube explicando cosas tan triviales como hacer un nudo de corbata. En su caso, elegancia iba asociado directamente al servicio/producto que vendía.

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

Un comentario

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *