El problema no es Airbnb: Los donostiarras tienen que invertir el sueldo de 13 años para pagar su vivienda

En los últimos días se han desatado todo tipo de noticias que relacionan a Airbnb con una subida de los alquileres en Donostia. Pero el problema no es la startup americana, sino un fenómeno mucho más estructural: unos precios inmobiliarios exagerados, que obligan al donostiarra medio a invertir 13 años de su sueldo para pagar su vivienda, y una impresionante subida del turismo que nadie supo prever.


Sobre los costes de los pisos, esta semana Idealista ha dado a conocer un ranking de las ciudades españolas en las que más tiempo cuesta pagar una hipoteca. Donostia ocupa la posición duodécima, solo superada por dos capitales: Madrid y Barcelona. Teniendo en cuenta el sueldo medio, 37.539 euros, y el precio de una vivienda estándar, 515.532 euros, a cada vecino de la capital guipuzcoana le cuesta 13,7 años pagar el piso.

La siguiente localidad vasca es Getxo (10,8 años), seguida de Bilbao (9,2 años), Irun (8,7 años), Barakaldo (6 años) y Vitoria-Gasteiz (6 años). Esto quiere decir que los precios de las casas en Donostia son de media más del doble superiores a los de estas dos últimas ciudades. ¿Cómo se explica este fenómeno? Estas son las posibles razones:

– El turismo. Donostia recibe muchos visitantes, lo que tira los precios hacia arriba.
– No hay suficiente parque inmobiliario. Es verdad que en Donostia no queda mucho terreno para urbanizar.

Ambos factores empujan los precios hacia arriba y especialmente el primero, por lo relativamente reciente de su explosión. ¿Se podía haber previsto que el final de ETA empujaría a muchas personas a visitar Donostia? Yo creo que sí. Se supone que para eso están las administraciones públicas: hacer prospectiva y planificar en consecuencia.

Está claro que en Donostia no se ha hecho muy bien, lo que explica por qué el parque hotelero es tan escaso. En la capital guipuzcoana apenas se han abierto alojamientos en los últimos años, lo que explica en buena medida la aparición de nuevas opciones como Airbnb, que al generar una mayor competencia, consiguen en realidad tirar los precios hacia abajo.

Conozco a varios donostiarras que han decidido marcharse en verano y alquilar sus casas en esa temporada. De esa manera se pagan unas buenas vacaciones. ¿Qué daño hacen a la ciudad? Ninguno. Todo lo contrario, consiguen que haya turistas en la ciudad y que los hoteles tengan un competidor que evita que se disparen los precios.

¿Está Airbnb haciendo que suban los costes de los alquileres? Lo dudo. Hay que tener en cuenta que el turismo en Euskadi es bastante estacional (verano y parte de primavera y otoño). Para el propietario de una vivienda, siempre será más rentable alquilar todo el año a un residente que a ratos a un turista, con el coste añadido de la gestión y limpieza.

Por cierto, entre las ciudades en las que más cuesta pagar un piso figuran varios municipios turísticos, como Marbella, Castelldefels, Palma, Benaládena, Fuengirola o El Puerto de Santa María. El problema no es Airbnb sino el hecho de que Donostia se ha puesto de moda como destino de viajeros y que eso tira los precios hacia arriba. También está animando, por cierto, a muchos empresarios a construir hoteles.

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

Un comentario

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *