El “negociazo” de las residencias para estudiantes

Que una empresa gane 2,3 millones de euros con unas ventas de 3,5 millones, lo que supone un margen superior al 50%, parece un buen negocio. Y más aún si hablamos del año 2012, en plena crisis. Pues existe. Es lo que registró en ese ejercicio la Sociedad Inversora en Residencias para Estudiantes Euskadi, SA. (abreviado como SIREE).


Hay que matizar, eso sí, que los 2 millones no son beneficio puro sino ebitda, lo que excluye las amortizaciones, las provisiones y otros gastos que no son operativos. Inluyendo esos conceptos, el resultado positivo se queda en 1,1 millones de euros, que tampoco está nada mal, teniendo en cuenta que se lleva repitiendo el mismo beneficio en los últimos tres años.

Hasta el punto de que se ha convertido, de la noche a la mañana, en una de las 100 compañías que mayores beneficios tienen en Alava y está a punto de entrar en el Top 5.000 de España. Y todo ello sin tener ni un solo inmueble en propiedad, aunque con un capital cercano a los 10 millones de euros.

¿Cómo funciona este negocio? SIREE es un intermediario en el alquiler de alojamientos para estudiantes. Comercializa en exclusiva el espacio de las residencias de la UPV: Blas de Otero (Bilbao), Manuel Agud Querol (Donostia) y Tomás Alfaro Fournier (Vitoria-Gasteiz). Los inmuebles no son suyos pero sí los derechos de alquiler.

SIREE se integra, además, en Resa (Residencias de Estudiantes, SA), un grupo con sede en Barcelona participado por varios fondos de inversión y especialmente por Azora Capital (Concha Osácar, Fernando Gumuzio y Mónica Garay). Esta empresa tiene curiosamente unos beneficios inferiores a los de la vasca con unos ingresos dos veces superiores.

Resa es socio de SIREE, que está participada mayoritariamente por Elkarkidetza, el fondo de inversión de los funcionarios vascos. El presidente de la compañía es Jon Zabalia, ex diputado del PNV y también presidente de Elkarkidetza.

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

3 comentarios

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *