El diputado general de Bizkaia es un declarado fan del grupo de rock AC/DC. En su momento ya dijo que le gustaría traer a Bizkaia un concierto de los australianos y hace unas semanas su deseo se convirtió en realidad, patrocinio foral de 80.000 euros mediante, claro. Con lo que no contaba era con la que se montó con la venta de entradas y que ha motivado la retirada unilateral del patrocinio.

Todo este concierto ha estado mal planteado de inicio. Los conciertos de grandes estrellas mundiales de la música proporcionan mucho impacto mediático, pero son bastante caros para las instituciones que los patrocinan. Con la excusa de situar al BEC dentro de los “circuitos mundiales” la Diputación se gasta dinerales en atraer a estrellas que sino fuera por ese dinero sólo tocarían en Madrid y/o Barcelona. Cualquier promotor avispado lo sabe y lógicamente contacta con las instituciones vendiéndoles sus servicios aprovechando ese “ansia musical”.

Además en el caso de AC/DC la cosa era un poco descarada… José Luis Bilbao dice públicamente que su sueño sería traerlos a Bizkaia y unos meses después lo hace. Aunque no dudamos del tirón que tienen esos “dinosaurios del rock”, no hubiera estado de más que por ética la Diputación se hubiera abstenido de pagar nada por que toquen en Barakaldo. Pensar que vienen porque al diputado general le gustan es demasiado fácil… la mujer del César no sólo debe ser honrada, también parecerlo… sobre todo si uno se empiezan a preguntar por artistas más actuales que no vienen a Bizkaia ¿se hará un esfuerzo similar con ellos?

Por último, el tema de la pésima gestión de la venta de entradas ha sido tan escandaloso, con intervención de la Ertzaintza incluida. Las entradas se vendieron casi todas por teléfono e Internet, dejando indignados a miles de personas que hicieron cola. Al margen de si el sistema de colas es adecuado a los tiempos actuales, lo cierto es que faltó información. Consecuencia, el concierto ha empezado a ser impopular. Hasta había cartas al director como esta: “Es una vergüenza que la mayoría de los asistentes al show en el BEC sean personas de fuera (con todos los respetos para ellos) y ‘los de siempre’, todos esos que se apuntan a un bombardeo si es gratis“… “el ‘supuesto rockero’, ése que es el diputado vizcaíno, se pondrá su chupa de cuero y presumirá de hijo del rock. Sin pagar la entrada, tras invitar a esos que no suelen tener problemas de dinero, y sin hacer cola“.

Ante ello, la Diputación ha cortado por lo sano… retira unilateralmente el patrocinio por el tema, José Luis Bilbao anuncia que no irá al “por solidaridad” que hubiese sido “el concierto de mi vida” y sorteará en www.bizkaia.net sus 70 invitaciones. Atentos al tema, porque la promotora tiene todas las de ganar un pleito a la Diputación. Retirar el patrocinio queda muy bien mediáticamente, pero ¿qué claúsula del contrato ha incumplido la promotora para ello? A menos de que se comprometiera a vender las entradas en Bizkaia, cosa que se me antoja improbable, la pataleta de la Diptuación suena más bien a gesto hueco que no valdrá para no pagar los 80.000 euros.

Términos empleados para llegar hasta aquí:

Temas: , ,