iberdrola_electricoEsta pasada semana los siete editores de cyberEuskadi estuvimos comiendo con el periodista de El Correo Manu Alvarez y una de las cosas más interesantes de las que hablamos es del coche eléctrico, que está en plena efervescencia inversora. Conocemos ya algunas iniciativas, como las baterías que desarrollan Cidetec y Cegasa, la estación de recarga diseñada por Ingeteam, el futuro e-Vito de Mercedes o las estaciones de recarga de Repsol. Y hoy hemos sabido que Diputación de Bizkaia e Iberdrola han firmado un acuerdo de intenciones para promocionar el coche eléctrico, según El País obviando al Gobierno Vasco.

¿A qué obedece semejante “burbujeo”? Evidentemente, se trata de una apuesta por una industria que se cree que va a protagonizar un enorme desarrollo y en la que Euskadi puede jugar un importante papel. Es cierto que tenemos un sector muy fuerte de componentes de automoción y electricidad y que existen sinergias con empresas locales de energía (Iberdrola y Petronor). El papel de Cegasa podría ser importante, pero todavía ha de demostrar su capacidad de fabricar baterías para este tipo de vehículos.

Ahora bien, el sector del coche eléctrico está muy desarrollado, a nivel tecnológico, en otros puntos del mundo y especialmente en Asia. La competencia es muy fuerte. Es prioritario, por tanto, producir tecnología, un campo en el que el Automotive Intelligence Center debería jugar un papel fundamental. Y así parece haberlo entendido todo el mundo.

Por esa misma razón, no consigo entender las ayudas a Mercedes, sin que tengan contraprestación tecnológica. Posicionarse a nivel mundial como productores de coches eléctricos, que es por donde parece ir el acuerdo con la multinacional alemana, sólo tendrá sentido cuando este producto esté en plena explosión comercial. Hacerlo antes sería probablemente inútil.

Asunto distinto es el del fomento de la demanda, campo en el que se encuadra el acuerdo con Repsol y aparentemente el que han suscrito Diputación e Iberdrola. No hay que olvidar que la eléctrica vasca está instalando puntos de recarga en sus oficinas de Bilbao y que está dotándose de un pequeño parque de vehículos con batería. La Administración sí debe estar junto a los primeros usuarios para darles ese primer empujoncito.

Y un último apunte. Que Diputación de Bizkaia y Gobierno Vasco vayan cada una por su lado no es bueno. Nuestras administraciones deben coordinarse y especialmente en campos en los que podemos estar jugándonos el futuro. La colaboración es uno de esos tres principios que inspiran la iniciativa irekia que presentó Patxi López este lunes. ¡Que sea verdad!

Temas: , , , , , , , , ,