Ultimamente todo el mundo me pregunta por los efectos de Google Panda en nuestras webs. Como si de una tormenta de verano se tratara, el buscador por excelencia ha cambiado en julio los algoritmos que colocan a una web más arriba o más abajo para cada palabra. Se supone que para mejorar los resultados, pero como toda modificación, afecta más a unos que a otros.

Entre los perjudicados destacan webs que se basaban exclusivamente en recoger contenidos de otras páginas y ordenarlos a su antojo. Es el caso de Wikio (-70% de tráfico en Francia), Ciao (-94% de su posicionamiento en el Reino Unido y -59% en Alemania) o Qype (-96% de posicionamiento en Reino Unido). En España los rumores citan a Lainformacion.com y a Portae.com entre los más afectados.

¿Y qué hay que hacer para sobrevivir a Google Panda? Fundamentalmente, trabajar el contenido propio y de calidad, reglas ortográficas y gramaticales incluidas. Los consejos oficiales de Google citan expresamente en plantearse que las webs generen confianza, credibilidad e interés. Otros consejos que se empiezan a citar cada vez más son los de captar “me gustas” en redes sociales Facebook, Twitter y Google+.

(Actualización 27.09.11) La empresa francesa Twenga va a despedir a 50 personas para contrarrestar los efectos de Google Panda sobre las visitas a su página de comparación de precios de productos. En la que tiene en el Reino Unido ha perdido el 40% del tráfico y en la gala prácticamente la mitad. La compañía ganó 1,3 millones de euros en 2010.

Temas: ,