Cuando un trabajador se enfada y sabotea la base de datos de una empresa

“Bomba lógica”. Así se llama el software que un trabajador de la farmacéutica catalana Kern Pharma, introdujo en el sistema informático de su empresa para borrar una base de datos por completo. Pese a que la compañía, un importante proveedor de ibuprofeno y paracetamol para Bayer, pudo probar su autoría, le tuvo que indemnizar con 174.560 euros por el despido disciplinario. ¿Qué ocurrió?


Se trataba de un trabajador problemático que quería marcharse desde hacía ya dos años y al que se había recolocado en otro departamento y con otras funciones. Tras varias bajas laborales, la empresa le deja “sin ocupación efectiva” durante varios meses, por lo que decidió recurrir a la Inspección de Trabajo y finalmente solicitó su despido improcedente.

Por esas mismas fechas instaló la “bomba lógica” en el sistema informático para que se activara un 28 de diciembre. La empresa trató entonces de despedirle de manera disciplinaria, pero los juzgados matizaron que, como la empresa había obrado mal, debe indeminizarle según los baremos legales. El Tribunal Supremo confirmó la sentencia a finales de 2016 (ver sentencia).

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

Un comentario

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *