Cuando nadie quería fabricar acero

Estos días que se cumple el décimo aniversario de la Acería Compacta de Bizkaia no he podido dejar de recordar los años en que el acero era algo a evitar. La crisis de Altos Hornos metió tanto miedo en nuestra generación que durante mucho tiempo creimos que la reconversión debía significa volver a empezar de cero en otros sectores.

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín: