Apellidos extranjeros que se han hecho vascos

Estos días que el joven golfista Jon Rahm se ha convertido en el vasco más nombrado en el mundo, mucha gente se está preguntando cómo es posible que un euskaldún tenga un apellido tan extraño. Alguien que lo estudió hace algunos meses explicó en Facebook que el primer Rahm, Georg Rahm, llegó a Bizkaia nada más y nada menos que a principios del siglo XIX procedente de Suiza. Y no es ni mucho menos la única familia profundamente vasca con apellidos extranjeros. Veamos otros casos significativos.


Se puede decir que hay tres grandes grupos:
– Los conserveros italianos que llegan a los puertos vascos a principios del siglo XX para tratar la anchoa.
– Los alemanes que llegan a principios del siglo XX como delegados de empresas de su país de maquinaria y acero.
– Los comerciantes franceses y prusianos de principios del siglo XIX. Muchos de ellos vienen desde Burdeos y hay otro grupo muy amplio procedente de Bohemia.

Delclaux. Jean Louis Pierre Delclaux Maque, originario de Aubin (Francia), llega a Bilbao en 1840 para aportar su know-how al primer alto horno de carbón vegetal de la Península Ibérica, el de la fábrica Santa Ana de Bolueta. Poco después se casaría con una vasca de apellido Ibarzabal, con la que tendría hijos. Uno de ellos, Isidoro Delclaux Ibarzabal, abandonaría el sector siderúrgico en 1893 y se centraría en el vidriero, primero como comercializador y finalmente como fabricante. Así nació Villosa (actual Guardian Llodio) y, de la mano de su hijo Isidoro Delclaux Arostegui, Vidrala, que todavía controla la familia. Este último formó parte de los consejos de administración de algunas de las principales empresas vascas, como el Banco de Vizcaya, Tubos Reunidos, Petronor o Talleres de Amurrio, y fue presidente de la Cámara de Bilbao y vicepresidente de la Junta del Puerto de Bilbao. Desde este último puesto y como promotor de Petronor, fue el principal impulsor del actual superpuerto.

Amann. Jean Amann Audebert, nacido en Burdeos (Francia) de padre alemán, se establece en 1815 en Bilbao para importar maquinaria, lienzos, madera, tejidos y bacalao. Es de suponer que el dominio de idiomas le facilitaba esta labor, así como la propiedad de varios barcos. Se casa con la bilbaína Matilde Palme Armingaud, de familia procedente de Bohemia, y tiene siete hijos. Su origen prusiano le permitió, entre otras cosas, ser cónsul de este país. Entre sus descendientes hay algunos tan ilustres como el ex ministro Joaquín Almunia Amann, el ex consejero vasco Alvaro Amann, el pintor Manuel Amann, el arquitecto y fundador de Radio Bilbao Emiliano Amann o el empresario José Isaac Amann, promotor de Neguri. Hay que recordar también que en Bilbao se abrieron a finales del siglo XIX los Almacenes Amann, auténtico predecesor de El Corte Inglés.

Rochelt. José Rochelt Gotscher, natural de Bohemia, se establece en Bilbao a principios del siglo XIX para trabajar como comerciante de quincalla para la Casa familiar Gotscher. Se casa con una paisana, Celestina Palme, y pronto abre una fábrica de hojalata en Deusto. Uno de sus hijos, Oscar Rochelt Palme, sería uno de los primeros consejeros del Banco de Bilbao. Y uno de sus nietos, Juan José Rochelt Amann, se convertiría en uno de los primeros publicistas de España. Muchos anuncios de principios del siglo XX y especialmente los del Metro de Madrid, donde tenía la exclusividad, llevan su sello. Los Rochelt compraron el Palacio Mudela de Neguri a la familia minera Martínez de las Rivas.

Krutwig. Federico Krutwig Bartholome, nacido en Alemania en 1892, se traslada a Bilbao para representar a varias firmas de acero y maquinaria de su país. En la capital vizcaína se casa con Isidra Sagredo y decide establecerse como empresario, creando una consignataria de buques. Su hijo, Federico Krutwig Sagredo, se convertirá con el tiempo en uno de los ideólogos de ETA.

Mac-Mahon. Los primeros en llegar a Euskadi, en pleno siglo XVIII, son los hermanos Patrick y Therence Mac Mac Mahon Mac Curtain, que figuran ya en el censo de Bilbao en 1767. El segundo se casó con la vizcaína María Antonia de Zarazola Arteche y de este matrimonio derivaría una larga relación de empresarios vinculados especialmente con el Banco de Bilbao e Iberdrola y emparentados con los Ybarra, los Zubiria, los De la Sota o los Eulate. El más importante de ellos, Pedro Mac-Mahon Aguirre, primer marqués de Mac-Mahon, fue cofundador del Banco de Vizcaya y de la Compañía Marítima del Nervión.

O’Shea. Otra familia de origen irlandés, que primero se estableció en Valencia, curiosamente como militares para luchar contra el Ejército de Napoleón. Henry O’Shea crea una empresa de comercio exterior y después se convierte en banquero del Estado. Es uno de sus descendientes, José O’Shea Sebastián de Erice, ingeniero de minas de Altos Hornos de Vizcaya, el que se establece en Neguri, donde casa con Asunción de Artiñano Luzarraga. Entre sus hijos figuran la madre de Ana Patricia Botín (sus padres, Emilio Botín y Paloma O’Shea, se casaron en la basílica de Begoña) y la mujer de Jaime Castellanos, financiero fundador del grupo Recoletos.

Jacquet. El primero es el parisino Carlos Hipólito Jacquet Saint Mars, que se establece como comerciante en Bilbao en 1860. Se casa con otra francesa, Carolina Luisa Lasalle Licocy, crea la Banca C. Jacquet (con el tiempo comprada por el Banco de Vizcaya) y es nombrado cónsul de su país en la capital vizcaína. Entre sus descendientes destacan Manuel Castellanos Jacquet, primer presidente del Bilbao FC (actual Athletic Club) o María Mestayer Jacquet, conocida como “Maritxu”, la primera periodista gastronómica de Euskadi y probablemente de España.

Nolte. Este apellido de origen alemán no está muy claro cómo llega a Bilbao, aunque sí existe constancia de que el alpinista Lorenzo Nolte era uno de los directores del Hotel Carlton durante la Guerra Civil. Poco antes habían nacido en Bilbao sus hijos Manfred y Ernesto Nolte Aramburu, que llegaron a ser respectivamente sendas eminencias en la banca (subdirector de BBK) y la espeleología.

Kutz. Luis y Benito Kutz se vienen de Ulm (Alemania) a San Sebastián, donde en 1879 ponen en marcha una fábrica de cerveza y hielo que ya en pleno siglo XX trasladan a Arano (Navarra). Esta empresa sería conocida con el tiempo como “Cervezas El León” o “Juan y Teodoro Kutz” (los hijos de Benito Kutz) y finalmente “Heineken”, último propietario de la planta navarra, que cerró en 2008. La firma holandesa vendió a su competidor Damm una de sus viejas marcas, Keler, que actualmente se fabrica en Cataluña. Los Kutz tuvieron un café en pleno Boulevard donostiarra y uno de ellos, Juan Kutz, fue un conocido motorista. Rafael Kutz Garaizabal es el actual delegado de Euskadi en Chile.

Oliveri. Los primeros Oliveri viajan a Santoña a principios del siglo XX para envasar con salazón la anchoa del Cantábrico, muy preciada en su tierra, Sicilia. Uno de sus descendientes, Leonardo Oliveri Rey, empezaría su vida laboral como pescador y, una vez casado con la vasca Olaizola, fundaría dos empresas conserveras en Getaria y Zumaia, Oliveri y Nardín. Sus hijos y nietos mantienen la tradición. Uno de ellos es Inaxio Oliveri, ex consejero de Educación del Gobierno Vasco.

Petit. En este caso, hay dos ramas completamente distintas que se han instalado en Euskadi. La primera proviene de Haití, de donde procede el diplomático y pintor Didier Petit de Meurville, que termina instalándose en 1857 en San Sebastián como cónsul de Francia hasta su fallecimiento en 1873. Es descendiente suyo Javier de Satrustegui Petit de Meurville, hijo de uno de los fundadores del Diario Vasco y ex presidente de la Cámara de la Propiedad de San Sebastián. La otra rama comienza con un ingeniero francés que se casa con una madrileña y se establece en Irun para trabajar para la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España (actual Renfe). Sus dos hijos, René y Juan Petit de Ory, fueron grandes futbolistas, llegando a jugar para el Real Madrid y la Selección francesa. Aunque formados en Madrid, pasaron grandes etapas de su vida en Gipuzkoa. René fue el ingeniero responsable del Embalse de Yesa y su hermano Juan fue un empresario de éxito, propietario de Casa Petit en Hondarribia y padre de Luis Alberto Petit, fundador de la feria informática Simo. Su hermana Carmen es madre de la escritora Pilar de Aristegui y abuela del ex diputado Gustavo Aristegui.

Lamsfus. El alemán Enrique Lamsfus Mainzhausen vino a España para trabajar en la Real Compañía Asturiana de Minas allá por 1857. Algunos de sus descendientes recalaron en Gipuzkoa, donde han nacido entre otros Elena Lamsfus, ex esposa del ex alcalde donostiarra Odón Elorza; Carmen Lamsfus, mujer del ex portero Luis Arconada; Enrique Lamsfus, ex director de Servicios de Lehendakaritza; Agustín Lamsfus Sesé, ex notario de Errenteria, Azpeitia y Donostia; Carlos Lamsfus Sesé, ex director general de la Caja de Ahorros Municipal de San Sebastián y ex director general del Banco de San Sebastián; o Guillermo Lamsfus, dueño de la fábrica de helados Ice Cream Factory, antigua Avidesa.

Mac Lennan. Este apellido es posible que haya desaparecido de Euskadi, aunque todavía se asocia con algunas de las principales minas de Bizkaia. Joseph Mac Lennan es un ingeniero escocés que vino a Cantabria para hacerse cargo del ferrocarril minero, aunque terminaría gestionando algunas de las principales explotaciones de hierro. Es su hijo José Mac Lennan White el que dará nombre a la mayor compañía minera de Bizkaia, José Mac Lennan. Sus nietos Eduardo y Enrique Mac Lennan Marmolejo fueron destacados industriales en Bizkaia y Palencia, a donde se terminarían trasladando, además de jugadores del primer Athletic Club.

Power. Andrés Power Dubernet, nacido en Burdeos de familia irlandesa, viene a Bilbao a finales del siglo XVIII para expandir su negocio de comercio internacional. Entre sus descendientes destacan Federico Power Larrea, uno de los accionistas del Banco de San Carlos, y el ex diputado y alcalde de Bilbao Ricardo Power Zabala, que llegó a ser consejero del Banco de Bilbao. Los Power hicieron mucho dinero, en un primer momento, fabricando sacos y tejidos de yute y posteriormente con navieras y metales. De todas formas, el más conocido es Luis Power Echavarri, oficial de artillería que murió en una batalla contra Napoleón y que tiene una calle en Deusto.

Thate. Herman Thate Kluge, nacido en Sajonia, llega a Bilbao a principios del siglo XX. Tras casarse con la vasco-francesa Madeleine Irazusta, echa raíces en la capital vizcaína, donde con el tiempo abriría un Gambrinus y posteriormente una charcutería, “La Moderna”. La familia sigue siendo hoy conocida en Bilbao gracias a este último negocio.

Bunge. Eduard Bunge emigró desde Alemania a Bilbao a principios del siglo XX para comerciar con hierro, llegando a crear varias empresas, como Marathon y Moressin, además de Bunge y Compañía. Supuestamente, en sus tiempos de cónsul de Alemania en Bilbao, llegó a ser uno de los representantes del partido nazi en Euskadi.

Chalbaud. Esprit Etienne Chalbaud Arnaud es un bordelés que huye de su país a Bilbao por razones políticas (se posicionó contra los reyes). Su hijo Facundo Chalbaud Cardona se convertiría en uno de los empresarios vascos más importantes del siglo XIX. Fundó en 1862 la fábrica Santa Agueda de Castrejana y en 1872 la Unión Española de Explosivos en Galdakao, todavía existente. Su nieto Pedro Chalbaud Errazquin llegaría a ser diputado y senador, presidió la Cámara de Bilbao y participó en la fundación del periódico La Gaceta del Norte. La familia emparentó con la burguesía de Neguri (Olaso, Ybarra, Arteche, Lezama-Leguizamón o Barandiaran) e incluso del Penedés (Raventós). También son conocidos Luis Chalbaud, abogado y jesuita; Sergio Chalbaud, fundador de la startup Fintonic; y Manuel Chalbaud, coautor del Estatuto de Autonomía de 1931.

Lipperheide. Josef Lipperheide Henke se traslada a Bizkaia en 1920 para operar con metales y minerales. Asociado con los Guzmán, no pararía de crear empresas. Entre ellas, Indumetal, Derivados del Flúor, Unión Química del Norte o la Compañía Española de Plásticos. Su hermano Friedrich llegó a ser vicepresidente del Banco de Vizcaya y consejero del fusionado BBV. Se ha escrito mucho sobre su posible relación con el régimen nazi, aunque Josef es tristemente conocido por otro tipo de fascismo: sufrió un secuestro de ETA en 1982.

Wicke. Alberto Wicke Schroeter es otro alemán que se estableció en el Bilbao de principios del siglo XX. Se dedicó a las artes gráficas y compró para ello amplios terrenos en el centro de la capital vizcaína. Su hija se casó con un Lipperheide. La familia Wicke es hoy propietaria de los hoteles Domine y Miró.

Smith. John Smith Fitz llega a Bilbao desde Irlanda en 1732 y sus descendientes ponen en marcha una fábrica de curtidos en el Casco Viejo. Entre sus herederos más conocidos destacan Jaime Smith Basterra, alto directivo de Telefónica, y Manuel María Smith Ybarra, arquitecto entre otros del palacio Artaza (Leioa), del hotel Carlton o del primer estadio San Mamés.

Wakonigg. El ingeniero de minas austriaco Wilhelm Wakonigg se instala en Bilbao en 1905, se casa con Elisa Poirier Bolívar y funda la empresa W. Wakonigg, dedicada a la exportación de minerales. Llegó a ser cónsul de Austria-Hungría y, durante la Guerra Civil, fue acusado de espionaje a favor de Franco, por lo que fue fusilado. Sus hijos emparentaron con los Ybarra, Ortuzar, Osma, Echevarría y Urquijo, por lo que entre sus nietos ha habido miembros de varios consejos de administración. Además, los Wakonigg heredaron el negocio textil de los Poirier, “Gastón y Daniela”.

Poirier. Gaston Poirier viene de Francia en el siglo XIX para trabajar para su tío, el empresario textil Domingo de Blanchard, oriundo de Bayona y proveedor habitual de los Ybarra. Poco después, en 1876, montaría su propio establecimiento junto a su mujer, Daniel Bolívar, bajo el nombre de “Novedades Gaston y Daniela, Sobrinos de Blanchard”, que se especializó en alfombras, cortinajes y tapicerías y llegaría a transformarse en multinacional. Ha sido durante muchos años el principal proveedor de las burguesías vasca y madrileña. Elisa Poirier se casó con el austríaco Wilhelm Wakonigg.

Erhardt. Eugen Erhardt llega a Bilbao desde Alemania hacia 1886 para hacerse cargo de las representaciones comerciales de varias firmas alemanas y especialmente de la Krupp. Poco después sería nombrado cónsul de Alemania en Bilbao. Sus principales clientes eran compañías navieras, por lo que con el tiempo terminaría abriendo una consignataria para ofrecer directamente servicios de transporte, primero de hierro y después de todo tipo de productos. Los Erhardt terminarían haciéndose todopoderosos en ámbitos tan diversos como la construcción (Tamoin), los seguros (Ercos), la ingeniería (Sener), la informática (Serikat) o la industria (Mecánica de la Peña).

Arzak. Este apellido gascón (cerca de Pau hay una localidad denominada Arzacq) llega al barrio donostiarra de Altza en el siglo XV, sin que esté muy claro de qué manera. El caserío familiar pasa en un determinado momento a ser taberna y casa de comidas y uno de los nietos, Juan Mari Arzak, lo convierte en uno de los mejores restaurantes del mundo.

Knörr. El alemán Roman Knörr Streiff llega a Vitoria en 1870 escapando de la guerra franco-prusiana. Se casa con una lugareña, hija del indiano Mariano Ortiz de Urbina, y pone en marcha una fábrica de cervezas y hielo, “La Esperanza”, que con el tiempo empezaría también a elaborar gaseosas con la marca “El As”. En 1952 nace Kas, que emplea la denominación anterior y la K de Knörr y que no dejaba de ser una mezcla de gaseosa con zumo de naranja. Entre sus descendientes figuran políticos como Gorka Knörr, actualmente restaurador en Barcelona, empresarios como Virginia Knörr y Eneko Knörr o su tío Román Knörr, o euskaltzales como Henrike Knörr, padre de Eneko y ex presidente de Euskaltzaindia.

Orlando. Salvatore Orlando Cusumano vino de Sicilia a principios del siglo XX buscando anchoas de calidad para, una vez tratadas, exportarlas a su país. Se instaló en Getaria, se casó con Simona Olasagasti y creó Orlando, una fábrica de conservas de pescado que con el tiempo se convertiría también en procesadora de todo tipo de alimentos, hasta su compra por parte de la multinacional Heinz. También creó en Pasaia los caldos Starlux, hoy en manos de Unilever, y la conservera Olasagasti de Markina, hoy fusionada con otra de origen italiano, Dentici. Su nieto Matteo Orlando es actualmente gestor de esta última compañía.

Scheifler. Gustav Scheifler Loefler nació en Bohemia, hoy parte de Chequia, en 1847 y muy pronto se trasladó a Bilbao, donde abriría una ferretería conocida como “Los Alemanes”. Hay que decir que provenía de la localidad de Blotendoorf, que generó un buen número de emigrantes hacia el País Vasco, probablemente por el efecto espejo. Se casó con Vicenta Urrutia y entre sus descendientes destaca el jesuita José Ramón Scheifler Amezaga, uno de los principales ideólogos del PNV.

Yohn. Leandro Yohn Horn nace en Blotendoorf (actual Chequia) y marcha a Bilbao animado por un tío suyo que ya residía en la capital vizcaína desde 1804 y trabajaba como comerciante de cristal y productos ferreteros de Bohemia. Se casa con Manuela Feliciana Uriguen, con cuya familia cofunda el Banco de Bilbao, y se hace cargo de una ferretería que tendría su nombre, “Yohn”, y que sería la más importante de Bilbao hasta las inundaciones de 1983. Curiosamente, el palacio actualmente conocido como “Yohn”, que es donde estaban la ferretería y su hogar, no pertenecía a esta familia sino a los marqueses de Vargas. Entre sus descendientes figuran su nieto José Joaquín Zayas Yohn, fundador del periódico El Pueblo Vasco (fusionado con El Correo); los financieros Ignacio y Mariano Olaso Yohn; Pilar Gana Yohn, ex presidente de Alianza Popular en Getxo; o Elena Yohn Artiach, que fue concejala del PP en Bilbao.

Yanke. German Janke Beckel nace en Blotendoorf (actual Chequia) y marcha a Bilbao, donde se aloja en casa de los Yohn, también procedentes de la misma localidad. Se casa con Aniceta Murueta y se dedica al comercio. Uno de sus hijos, Julio Yanke Murueta, llegó a ser presidente del Athletic Club y dos de sus hermanos figuraron entre los primeros jugadores. Entre sus descendientes destaca el periodista Germán Yanke Greño, aunque la mayor parte han sido empresarios del sector naval. Curiosamente, el apellido era originariamente Jankelevitch, aunque cambió antes de llegar a Euskadi y fue posteriormente españolizado por Julio Yanke Murueta al convertir la J en una Y.

Laffitte. Jean Laffite Laustan parece ser el primer Laffitte que llega a Euskadi procedente de Iparralde y, según la Wikipedia, emparentado con el conocido pirata Jean Laffitte. Ya en Donostia casa con Juana Serres. Sus nietos Juan, Vicente y Alfredo Laffitte Obiñeta destacarían en la ciencia, la empresa y la política. El primero presidió el Asilo Matía y fue consejero del Banco de España y los otros dos llegaron a ser diputados por Gipuzkoa, además de presidente de la Sociedad Oceanográfica de Gipuzkoa el primero y académico de la Academia de Historia el segundo. Otros descendientes suyos son el empresario Vicente Zaragüeta Laffitte, ex director de Unión Española de Abrasivos (Hernani) y Krafft (Andoain) y vicepresidente del Diario Vasco, o Gabriel María Laffitte Ruiz, ex alcalde de San Sebastián y ex presidente de la Real Federación Española de Atletismo. Se ha llegado a escribir que en el siglo XIX, los Laffitte controlaban junto a sus paisanos Brunet, la economía donostiarra.

Earle. Eduardo K. L. Earle Jones nace en Birmingham y se traslada a Bizkaia para impulsar la industria siderúrgica. Su firma más conocida lleva precisamente su nombre, Eduardo K.L. Earle, que se dedicó durante muchos años a la fabricación en Leioa de tubos de cobre. Construyó viviendas y un montepío para sus trabajadores, además de financiar las escuelas del barrio, donde todavía hay una calle con su nombre. Se casó con la vasca Angeles del Solar y entre sus nietos destacan los hermanos Lucía, Javier y Carlos Prado Earle, que figuran entre los principales patrimonios de Neguri, y Gonzalo Cervera Earle, uno de los principales accionistas de Elecnor.

Andersch. Wenceslado Andersch llega a Euskadi procedente de Bohemia a mediados del siglo XIX junto a su sobrino Raimundo Andersch. Se introduce en negocios de comercio y se casa con Dorotea Aburto. Su hijo Wenceslado Andersch Aburto sería uno de los fundadores del periódico La Gaceta del Norte. Otros descendientes suyos son los hermanos Juan e Ignacio Basterra Andersch, que llegaron a figurar en los consejos de administración de Iberdrola y Banco de Vizcaya.

Fournier. El francés Heraclio Fournier se establece en 1870 en Vitoria, donde funda un pequeño taller de naipes. El negocio prosperó y en 1916 pasa a manos de su nieto Félix Alfaro Fournier, aunque actualmente pertenece a un holding americano. Además de Félix, que llegó a ser procurador en Cortes, entre sus descendientes también destacaron sus hermanos Tomás, ex alcalde de Vitoria-Gasteiz, y su hermano Heraclio, inventor y pionero de la aviación. No consta que el apellido Fournier se haya mantenido.

Horn. Los hermanos Juan y Jorge Horn marcha desde Bohemia hacia Bilbao en 1804. Empezarían a trabajar, al igual que otros oriundos de su tierra, en una ferretería que terminaría convertida en la “Casa Yohn” y que ya administraba su sobrino Leandro Yohn Horn. De todas formas, el Horn vasco más conocido es José Horn Areilza, que fue alcalde de Bilbao en 1909, diputado en los años treinta e incluso presidente del PNV en 1932, además de presidente del astillero Euskalduna y consejero de la azucarera Ebro y del Banco Guipuzcoano. Su nieto José Rafael Guzmán Horn ha sido presidente de la agencia de publicidad Aurman y cofundador de varias navieras. Otro nieto es el inversor Miguel María Horn Grenier.

Barbier. Los hermanos Santiago y Pedro de Barbier-Davancase Treboll llegan a Lekeitio en 1814 desde Aquitania y, de su matrimonio con los Abaroa y los Barinaga, derivaría una larga prole que se establecería especialmente en Gernika. Entre sus miembros más distinguidos hay que destacar a Valentín Barbier Ybáñez, propietario de un conocido cognac que se elaboraba en Bilbao a base de txakolí y que fue premiado en 1900 en la Exposición Universal de París. Valentín y su hermanastro José Barbier Lecanda, que llegó a ser concejal liberal y secretario de la Cámara de Comercio en el Bilbao de 1911, figuran entre los socios fundadores del Club Marítimo del Abra, en Getxo. Muy cerquita, en pleno Neguri, se hizo construir un palacio a principios del siglo XX el francés Pierre Barbier, que en principio nada tiene que ver con la otra rama de los Barbier. Es el “Palacio Barbier” o “Eguzkialde”, hoy conocido como “Casa de la alcaldesa” y que por su grandiosidad se correspondía con la prosperidad que acompañaba a los negocios del francés, propietario de Presilería Barbier, una gigantesca fábrica de alambres, clavos y electrodos en la que trabajaban más de mil personas en lo que hoy es el barrio bilbaíno de La Peña. Su hija María Barbier Tholozan se casaría con su vecino y alcalde de Getxo José Castellanos Jacquet, pasando el negocio a sus hijos, uno de los cuales, el comandante de artillería José Castellanos Barbier, fue también teniente alcalde de Getxo. La otra rama, la de los Barbier Abaroa, ha sido mucho más fecunda. Entre sus descendientes figuran el dentista y artista Juan Arostegui Barbier, nacido en Gernika en 1899; los hermanos Rafael y Enrique Barbier Iturmendi, respectivamente ex director general de la Caja de Ahorros Vizcaína y ex teniente alcalde de Bilbao con Pilar Careaga y Javier de Ybarra; o el ingeniero de Iberduero Ramón Barbier Uria, que fue directivo del Athletic y de la Real Federación Española de Fútbol, además de padre del notario Germán Barbier Gaminde, actual presidente de la Sociedad Bilbaína.

Niessen. Coincidiendo con el estallido de la I Guerra Mundial, en 1914, el empresario Guillermo Niessen deja Burdeos, donde trabajaba como comerciante de vinos, y se instala en Errenteria. Allí pone en marcha una fábrica de material eléctrico a la que bautiza como Niessen y que con el tiempo (1975) alcanzaría los 680 empleados y se convertiría en líder estatal en interruptores. En 1980, tras una fuerte crisis, los Niessen venderían la compañía a la firma alemana Busch-Jaeger Elektro, que con el tiempo se integraría en ABB, actual propietario. Además del fundador y de su hijo Carlos, gerente tras la muerte de su progenitor, hay que mencionar a otra hija, Gerta Niessen Schmidt, que trabajó en la empresa en la mejora de las condiciones de los empleados, promoviendo la creación de un comedor, asistencia médica y una biblioteca. La familia Niessen tiene también mucho que ver con la existencia de un colegio alemán en Donostia.

Términos empleados para llegar hasta aquí:

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

11 comentarios

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *